¿Qué tipos de tarimas flotantes podemos encontrar?

Saber qué tipos de tarimas flotantes podemos encontrar en el mercado es muy importante para tomar una decisión. De esta forma, podremos conseguir el pavimento que mejor se adapte a nuestras necesidades. Y es que, a pesar de que pudiera parecer lo contrario, el mundo de las tarimas flotantes está lleno de posibilidades. Así, podemos adaptar nuestro nuevo solado a las características estéticas de nuestro estilo decorativo. Para ello, solamente será necesario conocer algunas de las características más importantes de este suelo. De esta manera, conseguiremos aunar y combinar el suelo con nuestros muebles y complementos de forma inmejorable. No dejes de leer las siguientes líneas y encuentra el pavimento que estás buscando para tu hogar.

Tipos de tarimas flotantes: apuntes previos

Antes de conocer el número exacto de tarimas flotantes existentes en el mercado, es importante conocer la definición de ésta. Así, la tarima flotante es un producto surgido a partir de los tradicionales suelos de madera y las tarimas más clásicas. Sin embargo, las tarimas flotantes introducen una pequeña diferencia que las caracteriza y distingue del resto de maderas. De esta forma, la colocación del suelo no se produce a través de puntas o cola sino que se apoya directamente en el suelo. Así, se evitan los posibles problemas que podría crear un suelo tan rígido como el adherido mediante esos sistemas. La libertad de movimiento de las tablas consigue suelos más versátiles y con un mayor número de ventajas para el usuario.

De esta manera, la instalación del pavimento resulta mucho más cómoda y sencilla que la de otros pavimentos. Además, no requiere de ningún tipo de obra, con lo que se ahorra tiempo y desembolso en su instalación. De esta manera, son muchos los clientes que eligen esta solución antes que otras dentro del mercado. Así, en muchas ocasiones, los distintos tipos de tarimas flotantes se colocan directamente sobre el pavimento anterior. El suelo antiguo sirve como soporte y únicamente es necesaria su limpieza y nivelación para colocar el suelo nuevo.

Por otro lado, la tarima flotante no tiene un único sistema ni formato. Así, dentro de este tipo de pavimentos encontramos con variedades que van desde su composición hasta su estilo. Una de las categorizaciones más llamativas e importantes es la forma en la que están confeccionados. Así, encontramos algunos pavimentos que se realizan con madera natural y otros que incorporan materiales sintéticos. A continuación vamos a detallar las diferencias y características de cada uno de ellos para que tengáis toda la información necesaria.

Tipos de tarimas flotantes: maciza o multicapa

La decisión más importante a la hora de hablar sobre tarimas flotantes será si elegimos tarima maciza o multicapa. De esta forma, ambas tienen sus ventajas e inconvenientes y será nuestra elección decantarnos por una u otra madera. Para ello, en primer lugar, debemos conocer las características de ambos pavimentos. Así, podemos determinar lo siguiente:

La tarima flotante compuesta por madera maciza está fabricada utilizando solamente una base de madera noble. Su estructura y terminación se corresponden con esta madera. Por ello, su coste es superior al de otras tarimas.

La tarima flotante denominada multicapa utiliza varias capas con diferentes maderas unidas entre sí. De esta forma, la única capa que está compuesta por una madera noble es la superior o de finalización. El resto, por el contrario, se conforma mediante maderas más económicas como la de pino. Así, su coste se ve claramente reducido frente al de otros suelos elaborados con madera.

A pesar de estas diferencias, dentro de cada uno de estos tipos de tarimas flotantes existen diferentes estilos, grosores, materiales y formatos. Así, cualquiera de los dos puede adaptarse a las características de nuestro hogar. Sin embargo, existen otros factores que puede condicionar nuestra elección. De esta forma, las ventajas de la madera maciza residen en su calidad, su dureza y su naturalidad. Mientras, por otro lado, las principales desventajas se encuentran en su precio y en el coste de su mantenimiento. Sin embargo, si hablamos de la tarima flotante multicapa, su precio y mantenimiento son sus puntos fuertes. Pero, al ser una tarima compuesta por otras maderas, su dureza y naturalidad se ven resentidas.

Tipos de tarimas flotantes: algunos ejemplos

El mercado está lleno de buenos ejemplos de tipos de tarimas flotantes. Así, nos encontramos con algunos modelos que combinan perfectamente con el estilo vintage como Trendtime 8. Pero, si estamos buscando algo más clásico y tradicional podemos encontrarlo con el modelo Classic 1050. Además, si lo nuestro es la modernidad y el estilo escandinavo, Trendtime 1 nos ofrece la posibilidad de contar con esta decoración en nuestro hogar a través del pavimento.

Como podéis observar, la oferta es amplia y variada. Por esta razón, la elección dependerá más de cada uno y de los gustos personales que tengamos en ese momento. Por este motivo, analiza los pros y los contras y toma la mejor decisión para conseguir una casa única y personalizada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *