Tarima de madera para plato de ducha, descubre las posibilidades

La calidez y la naturalidad de la madera lo convierten en un material adecuado para la mayor parte de las habitaciones e instalaciones en nuestra vivienda. La tarima de madera para plato de ducha es uno de los elementos a los que mayor atención deberemos prestar para no equivocarnos en la elección y disponer de una ducha más acogedora y confortable. Descubre las posibilidades que ofrece la tarima de madera para plato de ducha y convierte tu baño en un lugar del que no querrás salir.

Tarima para ducha

Tarima de madera para plato de ducha: consejos

Antes de lanzarnos a comprar cualquier tarima para instalar en nuestro plato de ducha es necesario tener en cuenta algunos condicionantes para que todo quede perfectamente instalado y no suframos ningún percance posterior. De esta manera, debemos prestar atención a las siguientes características:

Que la tarima sea antideslizante. Por supuesto, la ducha es un lugar en el que el agua se convierte en el elemento principal, por ello, es importante colocar un material antideslizante que impida que tengamos un accidente en el interior de la ducha.

Que sea resistente a la humedad y a los cambios de temperatura. De la misma forma que el agua aparece de forma continua, el cuarto de baño, y por tanto la ducha, sufre continuos cambios de temperatura entre el tiempo de uso y el tiempo en el que nadie lo utiliza. Por esta razón, es importante fijarse en la resistencia de la tarima frente a altos cambios de temperatura.

Que sea higiénica. Como bien es sabido por todos, los cuartos de baño son lugares en los que nos deshacemos de la mayor parte de las bacterias y microbios que recorren nuestro cuerpo, así que debemos tener en cuenta que la tarima que vayamos a instalar sea lo suficientemente higiénica y se pueda limpiar con facilidad para no permitir que los deshechos queden en huecos o recovecos.

Que sea estética. Por último, igual de importante que todas las características anteriores es que nuestro baño cuente con el diseño adecuado para que nos produzca una sensación agradable cada vez que acudamos al mismo.

Tarima de madera para plato de ducha: cuál elegir

Actualmente los fabricantes de tarimas han desarrollado una amplia variedad de tarimas que pueden ser colocadas en el plato de ducha. Algunos, como Parador, nos ofrecen una infinita cantidad de modelos y variedades para poder adaptarla al resto de la tarima de madera que tengamos instalada en la vivienda o a la decoración escogida para el cuarto de baño. Así, las maderas más utilizadas para tarima en el plato de ducha son:

Maderas exóticas. En este tipo, las dos principales son la teka y el iroko. Sin lugar a dudas, son las que dotan al espacio de un aspecto estético de madera y decoran el espacio con la calidez y la naturalidad del material.

Madera de bambú. Las ventajas más evidentes de este material se ven traducidas en la resistencia a la humedad y la dureza del mismo. Por esta razón, se convierte en un material perfecto para el plato de ducha.

Composite. Las buenas características higiénicas y la resistencia de las maderas sintéticas también hacen de ellas una buena oportunidad para colocar en el cuarto de baño. Si bien es cierto que perdemos ese toque natural de la madera, por otro lado son tarimas que necesitan de un mantenimiento menor para poder utilizarlas.

Cerámica de imitación madera. Con esta opción estamos renunciando totalmente a la madera como material principal, sin embargo, conseguiremos un aspecto similar y unas características propias de la cerámica que nos ayudarán en la limpieza y el mantenimiento del cuarto de baño.

Tarima de madera para plato de ducha: instalación

La instalación de la tarima de madera para plato de ducha es una acción complicada que requiere de una precisión adecuada para no dejar ningún hueco en el que el agua pueda estancarse o salirse de la zona de ducha.

Para que posteriormente no tengamos ningún problema, deberemos prestar atención a las juntas de dilatación que debemos dejar entre la madera y el solado del cuarto de baño, así como las paredes. Al tener todos los materiales distintos módulos de elasticidad, su dilatación será diferente y deberemos tener cuidado de no dejarlas sin ningún tipo de hueco para que pueda moverse con libertad.

Otro de los aspectos al que deberemos prestar una atención especial es a la inclinación del plato de ducha. Controlar las caídas del solado hacia el desagüe es fundamental si no queremos que el cuarto de baño se convierta en una auténtica “piscina” con agua por todas partes.

Por último, al tratarse de un material poroso y con especial delicadeza frente al agua, tendremos que fijarnos en que no quede ningún espacio en el que el agua pueda estancarse y provocar que la madera se hinche o se acabe pudriendo con el paso del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *