¿Tarima flotante blanca? Cada día más de moda

La tarima flotante blanca está cada día más de moda entre nuestro cliente. Así, gran parte de los estilo decorativos en la actualidad incorporan este color en sus suelos. Para ello, utilizan todo tipo de modelos y formatos puestos a disposición por los fabricantes de tarimas. Así, encontramos en el mercado una infinidad de posibilidades para decorar nuestro hogar con tonos blancos. De esta forma, conseguimos las mismas ventajas que nos ofrece la madera además de un color que nos ofrece grandes posibilidades. Sin embargo, debemos prestar mucha atención a los muebles, el color de las paredes o los complementos. La combinación entre todos los elementos de la vivienda debe ser total y no dejar ningún cabo suelto.

Tarima flotante blanca: actualidad

El color blanco marca tendencia. De esta forma, los clientes buscan distanciarse de los tonos beiges y marrones clásicos en pavimentos de madera. Así, la tarima flotante blanca permite una mayor versatilidad y ofrece diferentes ventajas frente a las tonalidades tradicionales. El roble, el pino o la teca en color blanco se utilizan para conseguir espacios con un estilo decorativo escandinavo. Por esta razón, la oferta de productos es cada día mayor.

Sin embargo, este suelo no ha adquirido su popularidad basándose únicamente en un aspecto estético. Así, existen tres aspectos fundamentales que han convertido el color blanco en una auténtica tendencia. Por un lado, el blanco consigue una mayor reflexión de la luz. Así, esto se ve traducido en espacios con una sensación mayor de claridad y relajación. Por este motivo, las habitaciones con menor iluminación agradecen el uso de este tipo de suelos. Por otro lado, la sensación de amplitud con este aumento de luz se ve también mejorada. Así, las casas con espacios pequeños o reducidos consiguen una imagen de mayor volumen.

Por último, las tarimas decoradas con tonos o colores blancos, permiten una cantidad mayor de combinaciones decorativas. De esta forma, la versatilidad de nuestra vivienda es superior y podemos adaptarnos a una gran cantidad de situaciones. No es de extrañar ya que el color blanco combina con todo. Casi cualquier objeto, cuadro, mobiliario o complemento que queramos utilizar se adaptará a un suelo en tonos claros. Además, estos objetos se verán realzados y su aspecto será incluso mejor que con otro tipo de suelo.

Por otro lado, debemos tener cuidado. Un exceso de uso de tonos blancos puede crear espacios fríos y poco acogedores. Por este motivo, para conseguir estancias agradables deberemos combinar los tonos claros con otros colores.

Tarima flotante blanca: ejemplos

Dentro de las colecciones de Parador, las opciones son innumerables. Por esta razón, os traemos tres ejemplos que podrían ayudaros a tener una idea sobre lo que se puede conseguir con este tipo de tarima.

Tarima de Roble Aserrado. La madera noble del roble combinada con tonos claros que permitirán una sensación única en grandes estancias. Su colocación en salas de estar será todo un acierto.

Tarima de Roble Rubik. Siguiendo con la misma especie, un suelo continuo en color blanco para espacios más tradicionales.

Alerce Blanco. Para los menos atrevidos, este tipo de suelos nos ofrece las ventajas de la madera y el color blanco. Sin embargo, su puesta en obra nos ofrece un pavimento continuo y sin marcas para que se adapte cualquier tipo de decoración.

Tarima flotante blanca: combinación

Ya hemos comentado que el color blanco es tremendamente versátil y permite su combinación con casi cualquier objeto. Sin embargo, vamos a profundizar más en este tema y determinar algunas composiciones adecuadas para vuestro hogar. De esta manera, no necesitaréis romperos la cabeza para conseguir un aspecto sin igual. En primer lugar, antes de tomar una decisión, es importante tener en cuenta el efecto óptico. Así, debemos combinar el tono de paredes y techos.

Para conseguir esto, si contamos con una habitación con el suelo, paredes y techo en tonos claros, conseguiremos que parezca más anchas. Así, debemos combinarlo con un mobiliario que sea adecuado y en combinación con el resto de elementos.

Por otro lado, cuando suelo y techo llevan tonos claros mientras que las paredes son oscuras, potenciamos las líneas horizontales. De esta forma, la iluminación de la habitación se verá reducida. Esto, en algunos casos, puede resultar necesario y una buena decisión para espacios más íntimos o de descanso.

Finalmente, si la tarima flotante blanca se combina con techos y paredes oscuras, la forma de la habitación parecerá menos definida. Por esta razón, tanto muebles como complementos deberán ayudarnos a definir el espacio.

A pesar de estos consejos, existen innumerables factores que también afectarán a la decoración de la habitación. De esta manera, el tamaño, la luminosidad, el tono del suelo, los colores, el mobiliario o los complementos nos ayudarán a dar un toque personal y contar con un espacio único dentro de nuestra casa. Para ello, tómate tu tiempo, elige con detenimiento los elementos que compondrán tu habitación y prueba antes de elegir el aspecto final. Si el resultado no te gusta, ¡cámbialo y sigue buscando tu estilo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *