¿Es mejor la tarima biselada o sin bisel?

Una de las preguntas que nos hacemos antes de adquirir una tarima para nuestro hogar es si es mejor la tarima biselada o sin bisel. A pesar de que técnicamente no existen grandes diferencias entre ambas, estéticamente si encontramos algunas importantes. Por esta razón, dependiendo de la habitación, del estilo, de la iluminación… será mejor escoger una u otra. Para que podáis realizar la elección correcta os traemos algunos datos y características que podrán ayudaros.

tarima sin bisel

La tarima biselada

Para tomar la decisión adecuada, en primer lugar debemos conocer las características de cada elemento. Así, la tarima biselada corresponde a un tipo de tarima con una hendidura o bisel que se realiza a lo largo o a lo ancho de la lama y que forma un desnivel que comienza en la cara superior, o cara de acabado, y se sucede hasta final de la tabla. De esta forma, al unir unas piezas con otras, quedará patente el hueco provocado formando un “canal” a lo largo de toda la instalación.

La tarima no biselada

Por otro lado, la tarima no biselada es aquella que no presenta esta hendidura. Es decir, sus caras están terminadas en ángulo recto y coinciden con el resto de lamas sin provocar ningún espacio que pueda observarse a simple vista. El aspecto estético es de una mayor continuidad sin ningún tipo de oquedad entre las lamas que interrumpan el pavimento.

Diferentes tarimas biseladas

Como ya hemos comentado, las hendiduras o biseles que se producen en la tarima pueden ser en su dimensión longitudinal o en su dimensión transversal. Así, cada una de ellas dará lugar a un tipo de tarima biselada diferente.

tarima biselada

Podemos encontrarnos con tarimas cuyo bisel es longitudinal o perimetral. Si las hendiduras se producen solamente en los laterales, serán las primeras. En caso de que se hallen en los cuatro lados, serán las segundas.

En segundo lugar, también disponemos en el mercado de tarimas con bisel tradicional o micro bisel. Estos tipos están determinados por cada fabricante.

Por último, una técnica actual que pretende darle una naturalidad mayor a la terminación es el biselado por presión. Algunas marcas como Parador están introduciendo este tipo de bisel para conseguir un aspecto mejor en las tarimas.

Qué tarima elegir: biselada o sin bisel

Cómo la mayoría de las afirmaciones en el mundo de la decoración, la respuesta no es siempre la misma. De igual forma que ya hemos comentado aquí y en post anteriores, nuestras preferencias, así como el resto de los elementos de la estancia, determinarán la elección del tipo de pavimento que mejor se adapte a esa estancia. Sin embargo, lo que si podemos analizar son las ventajas de cada una de estas opciones.

El origen de la tarima biselada se produce para tratar de conseguir un aspecto más natural en las tarimas sintéticas. Por esta razón, si queremos colocar este tipo de material en nuestro hogar, el bisel nos ayudará a disimular su carácter sintético. Sin embargo, debemos prestar atención ya que no cualquier bisel sirve para ello. Con el tiempo, si la madera no es suficientemente resistente, puede llegar a dañarse e incluso abrirse por esta zona debilitada al eliminar parte del material. Una de las mayores desventajas que ha venido desmintiendo la tarima biselada es la idea de que entre sus huecos se acumula la suciedad. En la actualidad, y con elemento como el cepillo de parquet, esto es un bulo y no una realidad. Por otro lado, a lo que si debemos prestar atención es a la acumulación de agua entre los biseles.

Si lo que hemos decidido es instalar una tarima sin bisel, los beneficios y perjuicios que nos ofrece son los siguientes. En primer lugar, el aspecto del suelo de nuestro hogar tendrá una continuidad mayor y obtendremos un aspecto estético inigualable. En segundo lugar, las imperfecciones de la madera serán más patentes y nos ofrece una sensación de naturalidad mayor. Sin embargo, y debido a este motivo, nuestro suelo contará con un amplio número de elementos que llamarán la atención debido a las diferencias en el tono, el color, los nudos de la madera… La sensación de contar con un pavimento continuo incrementará la sensación que ofrecen estas diferencias entre las tablas. Además, si contamos con un espacio muy amplio, deberemos tener en cuenta las juntas de dilatación. No podemos disponer de un suelo que tenga todos los metros cuadrados de una estancia muy amplia sin permitir en ningún punto de la habitación que éste asuma los movimientos provocados por el cambio de temperatura en las diferentes estaciones del año.

Cómo habéis podido observar, las ventajas y desventajas están realmente repartidas. Así, ahora es vuestro turno y tomar la decisión acerada en función de vuestros condicionantes y la sala donde vayáis a instalar la tarima. ¡No esperes más y disfruta de tu suelo de tarima con o sin bisel!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *