El suelo de bambú una apuesta muy ecológica

El suelo de bambú es una apuesta muy ecológica para la decoración de nuestro hogar. Las características de este material lo convierten en la opción perfecta para preservar el medio ambiente. De esta forma, podemos luchar contra la sobreexplotación natural desde el salón de nuestro hogar. Así, la madera de todos los bosques del mundo verá reducido su riesgo de desaparición. De esta manera, ayudaremos a conseguir un planeta más sostenible con mayor número de bosques. Esto es especialmente importante cuando hablamos sobre maderas exóticas.

Suelo de bambú: generalidades

Los pavimentos fabricados con este material se obtienen de una hierba con aspecto similar al de un árbol. De esta forma, el bambú es una de las familias botánicas con mayor uso e importancia en la vida del ser humano. Así, podemos encontrarla en diferentes ámbitos con usos muy variados. De esta manera, uno de los principales es la construcción.

Estas plantas pueden medir entre 1 metro de largo hasta 25 metros de largo. Por ello, son plantas que permiten una gran versatilidad y una adaptación a diferentes elementos. Así, podemos encontrarlas como estructura o como elementos de decoración o de uso diario. Una vez manufacturado, las características ofrecidas son similares. Así, su carácter herbáceo y leñoso ofrece unas grandes condiciones para infinidad de elementos.

El bambú puede encontrarse a lo largo de los 4 de los 5 continentes que forman la Tierra. La única excepción es Europa. De esta forma, existen gran cantidad de bosques cubiertos totalmente con madera de bambú. Esto, en gran medida, se produce gracias a su rápido crecimiento. Así, encontramos algunas especies que pueden alcanzar un metro diario y se adaptan a casi cualquier clima.

El bambú, sin embargo, es un material reciente en latitudes norte como España. Si bien es cierto que su uso es muy común en países asiáticos o sudamericanos, en Europa solo hace algunas décadas que se introdujo como material de construcción. Sus fibras duras son conocidas con el sobrenombre de “hierba de acero”. Por otro lado, además de estas características, ofrece unas condiciones de estabilidad sin comparación con otras maderas. Sin embargo, a pesar de la existencia de más de mil especies de bambú, la utilizada como pavimento se denomina “moso”. Así, esta variedad proviene de los bosques de China, donde se encuentra la mayor parte de la reserva mundial.

Suelo de bambú: características

El suelo de bambú ofrece unas condiciones inmejorables de autoregulación de la temperatura. Gracias a su composición, en invierno es más cálido mientras que en verano se vuelve más fresco. Además, es también conocido por su absorción del ruido y sus características antideslizantes. Así, junto con su belleza natural, su dureza y su durabilidad, el bambú se convierte en la opción favorita de muchos de nuestros clientes. Además, la estabilidad que ofrece es mayor al dilatarse y contraerse menos que otras maderas. Por último, algunas de sus características menos conocidas pero muy importantes son su carácter antialérgico y antiestático.

Sin embargo, la característica que nos ocupa en este artículo es la sostenibilidad. Dada la importancia que está adquiriendo este concepto en todos los ámbitos de nuestra vida, el bambú se torna en un material muy importante para conseguir espacios sostenibles. Así, el bambú ofrece una gran velocidad en su desarrollo y crecimiento. Por este motivo, cuando se tala un bosque de bambú, éste puede volver a regenerarse en 6 años. De esta forma, frente a los 50 años de bosques de maderas tradicionales, el bambú ofrece una gran velocidad de recuperación del entorno. Por otro lado, es una especie invasiva que no necesita de la ayuda del hombre para regenerarse. Así, de forma totalmente independiente se regenera y recupera el bosque talado. Además, esta planta tiene unas características que la convierten en un elemento de gran absorción de dióxido de carbono. Así, absorbe hasta un 30% más que otros árboles.

Suelo de bambú: usos, instalación y mantenimiento

Los suelos de bambú pueden ser de tarima flotante o de tarima maciza de bambú. De esta forma, las posibilidades de instalación son innumerables y se adapta a cualquier espacio. Además, la forma de trabajar el bambú es similar al de otros suelos. Por este motivo, encontramos una gran cantidad de formatos y sistemas de montaje. De esta manera, podremos colocarlo en cualquier habitación y de la forma más adecuada para nuestro estilo de decoración. Su dureza lo convierte en un pavimento perfecto para zonas con mucho tránsito o exteriores. Sin embargo, en los espacios al aire libre se le suele aplicar un tratamiento para ayudar al mantenimiento.

La instalación de pavimentos de bambú no difiere mucho del resto de tarimas. Así, es importante dejar los listones en la habitación a instalar un par de días antes. De esta forma, el material adquiere la humedad necesaria y las variaciones después de instalarlo serán mínimas. Además, en la instalación será importante tener en cuenta todas las juntas de dilatación.

Por último, el mantenimiento del suelo de bambú se realiza como en cualquier solado de madera. La aspiradora y la mopa son elementos fundamentales para esta tarea. Así, se desaconseja totalmente el uso de mucha agua para eliminar manchas. Al tratarse de una madera, el agua puede causar problemas en la misma. Además, se recomienda el uso de un humidificador para mantener una buena temperatura del aire y que el suelo no se seque con el uso de la calefacción.

De esta forma, si estés pensando en instalar un pavimento a base de bambú, descubre la gama Trendtime. En ella podrás descubrir algunos modelos como Bamboo Chocolate y Bamboo Calizo, que harán las delicias de cualquier usuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *