¿Cómo colocar tarima flotante?

¿No sabes cómo colocar tarima flotante en tu vivienda y estás a punto de cambiarla? No te preocupes porque una de las ventajas de la tarima es su facilidad de instalación. De esta manera, son muchos los clientes que han colocado la tarima ellos mismos en su hogar. Para ello, hemos seleccionado algunos consejos básicos que debes tener en cuenta antes de empezar. De esta forma, podrás seleccionar la tarima que desees e instalarla en tu vivienda. Así, podrás ahorrar una buena cantidad de tiempo y dinero que te ayudarán a conseguir un suelo de una calidad superior. Además, aprenderás a colocar la tarima de tu vivienda y podrás presumir ante las visitas.

Colocar tarima flotante: antes de instalar

Previamente a la instalación de una tarima flotante, es necesario tener en cuenta algunos aspectos. Así, a pesar de que a diferencia de los parquets tradicionales, la tarima flotante es sencilla de instalar, debemos prestar atención.

En primer lugar, la tarima deberá estar durante al menos 48 horas en la habitación donde vamos a colocarla. Sin sacar las tablas del embalaje, dejaremos los paquetes en este espacio para su aclimatación. De esta forma, la tarima se adaptará a las condiciones ambientales del espacio. Esto nos ayudará en su instalación y mantenimiento.

En segundo lugar, es necesario contar con el equipo adecuado antes de empezar la instalación. Para ello, la recomendación es contar con al menos dos personas para este trabajo. Es cierto que una sola persona podría realizarlo, sin embargo, el tiempo y la calidad en la finalización se verían muy resentidos.

En tercer lugar, es muy importante leer con atención las indicaciones del fabricante. Así, cada compañía tiene sus propias recomendaciones que variarán para cada tipo de tarima. De esta manera, es imposible dar todos los detalles para cada uno de ellos. Por esta razón, leer sus indicaciones siempre nos ayudará por si existiera algún elemento concreto a tener en cuenta.

Por último, antes de comenzar con la instalación, es necesario comprobar el estado del suelo. La tarima flotante se puede colocar sobre el pavimento anterior. Sin embargo, si éste está hinchado o cuenta con alguna deformación, será necesario retirarlo. En caso contrario podría provocar que las tablas de madera se estropearan con rapidez. Además, debemos comprobar también la nivelación del mismo. Si el suelo no está en perfectas condiciones, podemos instalar un pavimento incómodo o incluso provocar que este se rompa o fisure con mayor facilidad. Por esta razón, la limpieza y secado del soporte es fundamental.

Colocar tarima flotante: instalación

A la hora de colocar tarima flotante, es imprescindible seguir una serie de pasos. De esta forma, en primer lugar, deberemos colocar el aislante en la parte inferior de la tarima. Así, este aislante protege frente a posibles filtraciones de agua, sonidos y carga eléctrica. Este elemento es totalmente imprescindible tanto para nosotros como para los vecinos. Así, la convivencia no se verá afectada. Para ello, se coloca una lámina de FOAM a base de espuma de polietileno de unos 2 o 3 milímetros de espesor. Así, es recomendable no dejar ningún hueco entre todas las láminas que coloquemos.

Al mismo tiempo que se va colocando la capa aislante, vamos superponiendo las tablas de madera de la tarima. Así, lo más recomendable es terminar en la zona de la puerta. Da igual el lado de la habitación que escojas para comenzar, pero la puerta debe ser el final. La orientación de la tarima variará en función de la forma geométrica del espacio. Sin embargo, es siempre recomendable empezar de forma perpendicular a la pared donde se encuentre la ventana. Así, al orientar las tablas en el sentido de la luz natural la habitación parecerá más amplia. Además, los errores que podamos cometer en la instalación se verán reducidos con esta técnica.

Por último, un elemento muy importante a tener en cuenta es la línea de la pared. Así, en caso de que esta no esté recta, deberemos recortar la tarima con la forma adecuada.

Colocar tarima flotante: finalización

Para rematar la instalación de la tarima flotante es importante tener en cuenta algunos detalles. Así, es fundamental no dejar a medias la colocación del pavimento. Es muy importante organizarnos para terminar el mismo día que demos comienzo al trabajo. Posponer la instalación durante varios días nos causará bastantes problemas. Así, debido a las dilataciones y contracciones de la tarima, si dejamos pasar un solo día, puede que nos resulte mucho más difícil hacer encajar unas piezas con otras. Por este motivo, organiza tu tiempo y trata de finalizar el mismo día que des comienzo.

Una de las mejores ventajas de un suelo de tarima es que no necesita de un tiempo de adaptación para su uso. Así, una vez terminemos de instalarla, podremos utilizarla sin ningún problema ni tratamiento adicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *