Aislante para tarimas flotantes, ¡Un elemento imprescindible!

El aislante para tarimas flotantes es un elemento imprescindible para la instalación de este pavimento. De esta forma, conseguimos la protección adecuada frente a ruidos, humedades y cambios de temperatura. Sin embargo, ¿sabes qué aislante es mejor?¿Cuál escoger según el tipo de suelo?¿Qué cantidad necesitas?¿Cómo colocarlo? En este artículo vamos a dar respuesta a todas las dudas que surjan acerca de este material. Así, conseguirás conocer a la perfección las necesidades de tu hogar y realizar una compra adecuada. Para ello, no dejes de leer la información que te traemos a continuación y consigue una protección adecuada de tu vivienda.

Aislante para tarimas flotantes: características

Para conseguir una buena protección, en la mayoría de las ocasiones es necesario la colocación de un aislante entre la tarima y el soporte. De esta forma, algunos fabricantes e instaladores recomiendan la instalación de una espuma en esta disposición. Así, se consigue el efecto deseado.

Para este propósito, se utiliza un material que se conoce bajo el nombre de FOAM (nombre genérico para las espumas de protección). En el caso de las tarimas flotantes, este elemento esta formado por una composición a base de polietileno. Éste puede ser polietileno reticulado o polietileno con hoja de aluminio laminado. Para su comercialización lo podemos encontrar en rollos o en planchas. Estos formatos se consiguen ya que son la mejor manera de almacenar un producto producido mediante un gas hinchado. Así, la estructura del polietileno no se ve afectada y se puede reciclar con facilidad. Para este propósito, cada día son más comunes las espumas de Bio-polietileno.

A pesar de compartir la composición y la forma de fabricación, las espumas tienen características muy diferentes. De esta forma, su conductividad térmica es de 0,52 m²K/W, pero su densidad varía desde los 15 kg/m³ hasta los 140 kg/m³. Esto es debido a la calidad del material y al proceso de formación del mismo. Así, podemos encontrar espumas con calidades y precios muy variados. Además de estas propiedades, las espumas de polietileno poseen una gran capacidad frente a los impactos. De esta forma, recuperan su forma y sus propiedad con facilidad al sufrir algún infortunio. Por último, y como gran punto a favor para su instalación, es un material tremendamente ligero. Debido a ello, los instaladores lo consideran un gran material para su transporte e instalación ya que no conlleva un gran desembolso ni en tiempo ni en medios físicos.

Aislante para tarimas flotantes: cuándo y por qué

¿Instalar un aislante para tarimas flotantes es absolutamente imprescindible? Pues bien como recomendación general sí lo es. De esta manera, a pesar de que podamos encontrar pavimentos sin este material, su uso es extremadamente recomendable. Así, conseguimos un aislamiento y una protección adecuadas frente a las condiciones climatológicas y problemas de ruido. Por este motivo, en las construcciones actuales, su instalación es prácticamente obligatoria. Algunas de sus funciones principales son las siguientes:

Un gran aislante frente a la humedad. Protege la tarima flotante frente a filtraciones de agua o creaciones de vapor debido a los cambios de temperatura en el subsuelo.

Ayuda a la nivelación del suelo. Su maleabilidad y capacidad de absorción consiguen asumir esos pequeños desniveles y crear una capa superior más estable. Esto se aplica en casos de pequeños desniveles. Sin embargo, no podrá ser sustitutivo de una correcta nivelación del soporte.

Aprovecha la energía. Al ser un gran aislante térmico, no permitirá que el calor de tu hogar se escape con facilidad. Por esta razón, se convierte en un elemento fundamental para no desaprovechar esa energía generada para calentar la vivienda.

Reduce el ruido. Gracias a su composición interior, amortigua el posible ruido de pisadas o golpes sobre la tarima. De esta forma, si tenemos vecinos en el piso inferior o contamos con un espacio habitable, agradecerán esta medida.

Otras ventajas. En algunas ocasiones, según el tipo de espuma, ayudan a prevenir la aparicion de electricidad estática en la vivienda.

Sin embargo, observarás que las opciones existentes en el mercado son muy variadas y con diferentes características. Por esta razón, una vez tienes una pequeña idea sobre las características generales, deberás preguntar a un profesional. De esta forma, él podrá ayudarte a seleccionar el producto más adecuado para instalar en tu vivienda.

Aislante para tarimas flotantes: instalación

Antes de instalar un aislante para tarimas flotantes debemos tener en cuenta el tipo de suelo que vamos a colocar. De esta forma, si queremos contar con un suelo radiante en nuestro hogar, los condicionantes que produce este tipo de instalación deben ser tenidas en cuenta a la hora de colocar el aislante adecuado para su protección y cuidado.

Sin embargo, una vez que hemos seleccionado el tipo de aislante adecuado, solamente será necesario situarlo en su posición. Para ello, cortaremos las láminas necesarias o dispondremos las planchas de forma adecuada. En el caso de las láminas, deberemos sujetar mediante cinta en los extremos para que no se muevan de su posición con la instalación de la tarima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *