¿Cómo acuchillar el parquet? Cambia tu suelo por tarima flotante

Después de muchos años de uso, la madera del parquet se va dañando y hay que llevar a cabo un proceso de restauración con el fin de hacerle recuperar su brillo y aspecto original.Este proceso se denomina acuchillado. En este artículo llamado ¿Cómo acuchillar el parquet? Cambia tu suelo por tarima flotante te explicaremos en qué consiste esa técnica y los motivos por los que te puedes decantar por una tarima flotante.

suelo laminado recibidor
Fuente: lowes

¿Qué es el acuchillado del parquet?

El acuchillado del parquet es un método para restaurar la madera dañada que antiguamente se solía realizar a mano y en el que se retiraba la capa dañada mediante cuchillas y rasquetas. Este paso iba luego acompañado del encerado o barnizado para proteger la madera. Actualmente se sigue utilizando este término para referirnos a la restauración del parqué que se hace con máquinas lijadoras eléctricas antes de aplicarle una capa de barniz.

Por eso, si el parquet de tu vivienda está muy dañado y en mal estado, o ya has realizado un acuchillado varias veces, es hora de que cambies el suelo de tu casa. Pero si no es así y estás dudando entre restaurar las tablas o cambiarlo por tarima flotante, aquí te damos las ventajas principales de este producto.

montaje suelo parquet
Fuente: timbertown

El bolsillo te lo agradecerá

De manera general, el cuidado de la madera, aunque se realice con maquinaria industrial, casi siempre implica una parte manual, que es lo que provoca que sus costes sean elevados. En este caso, a menos que tengas experiencia, no podrás lijar tú mismo/a el suelo de tu hogar, por lo que deberás contar con el tiempo de trabajo de esa persona.

Hoy en día, existen una multitud de tarimas flotantes de diferentes precios que se adaptan a tu bolsillo, muchas de ellas tienen un precio tan competitivo que puede resultarte igual o más barato cambiar tu suelo por tarima flotante.

Más cómodo y sencillo

Por curioso que parezca, instalar una tarima flotante es un proceso bastante más sencillo que acuchillar el parquet. Gracias a la tecnología patentada de su sistema de clic, su colocación resulta tan sencilla que revestir una habitación de tamaño mediano se puede hacer en media tarde si el suelo sobre el que se va a instalar está nivelado.

Además, puedes colocar los muebles poco después de su instalación, al contrario que en la restauración del parquet donde deberás vaciar la casa de muebles, esperar a que se seque y vigilar que no entre polvo con alguna corriente de aire. Las tablillas de la tarima ya están tratadas durante el proceso de fabricación.

Mayor gama de acabados

Cuando empezó a salir la tarima flotante al mercado sólo se fabricaba en los colores que imitaban el acabado de la madera, pero afortunadamente el mercado ha ido evolucionando y hoy en día existen una amplísima variedad de materiales y acabados que nos permiten elegir la decoración precisa para cualquier estancia.

Por supuesto, las tarimas flotantes con acabado de madera siguen existiendo y cada día se parecen más a este material, en muchas ocasiones ¡hasta cuesta distinguirlas! Pero también hay tarimas flotantes con otro tipo de acabados que nos puede ayudar a darle un diseño más industrial a una cocina o un toque divertido para la habitación de los más pequeños de la casa. Cambiar tu suelo por una tarima flotante te abre un mundo de posibilidades.

suelo laminado tablon
Fuente: mannington

Muy duradera y resistente

Las tarimas flotantes que se fabrican actualmente tienen diferentes clasificaciones según la dureza y la resistencia del material, de esta forma se adaptan al uso de la vivienda. Por ejemplo, para un piso de 30 m2 donde vive una pareja, podremos ahorrarnos en el pavimento de nuestra casa eligiendo una dureza menor a los golpes, ya que el uso será menor. En cambio, si tenemos que pavimentar el suelo de una casa para una familia con una mascota, la resistencia a golpes y arañazos deberá ser de las más elevadas.

Este tipo de selección es más difícil de hacer con la madera, además de resultar bastante más costoso.

Menos mantenimiento

La madera, al ser un material natural se ve directamente afectada por los cambios de temperatura o los rayos del sol que pueden hacer que su aspecto y color cambie. Por otro lado, estos factores desgastan la madera y después de unos cinco o diez años, es necesario restaurarla otra vez.

Si elegimos tarima flotante, todos estos inconvenientes desaparecen. Está pensada para durar sin que se altere su rendimiento. Por otro lado, resulta muy cómoda de limpiar y cuidar, un poco de agua y / o un producto neutro bastan para conservarla en las mejores condiciones durante muchos años.

Esperamos que toda esta información te haya ayudado a saber si lo que quieres es cambiar tu suelo por tarima flotante, es una de las opciones que más se demanda en el mercado de los pavimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *