¿Cómo saber si una tarima es hidrófuga?

Antes de adquirir cualquier tarima, es importante conocer su calidad y sus características. Por esta razón, cómo saber si una tarima es hidrófuga se convierte en una acción importante antes de una compra. Para ello, bastara con seguir algunos consejos y prestar atención a los posibles elementos de la tarima. De esta forma, podremos disfrutar de una tarima adecuada para ser instalada en nuestro hogar. Así, no nos llevaremos desagradables sorpresas una vez ya la hayamos colocado en su lugar. No dejes de leer y descubre la mejor manera sobre cómo saber si una tarima es hidrófuga.

Tarima hidrófuga: características

Los baños y cocinas son espacios susceptibles de recibir humedad por su características o por el derramamiento de líquidos. De esta forma, los pavimentos de estos espacios suelen fabricarse para evitar estos problemas. Así, generalmente nos encontramos con la cerámica o la piedra como material fundamental en sus solados. Sin embargo, la tarima hidrófuga consigue el mismo efecto además de aunar la estética de toda la vivienda. De esta manera, una cocina americana o un espacio abierto, tipo loft, podrá contar con baños y cocinas que sigan el estilo decorativo de toda la casa y no supongan una ruptura con el pavimento. No existirá una separación visual que pueda ocasionar un aspecto visual extraño.

A pesar de que todas las tarimas no poseen la misma calidad, en principio las tarimas hidrófugas están preparadas frente a la humedad. Así, las de mayor calidad podrán aguantar una mayor cantidad de agua, mientras que las de calidad inferior solamente estarán preparadas para soportar un vaso de agua o una humedad más pequeña. Esto no debe echarnos para atrás ya que todas las tarimas de este tipo están preparadas para el uso en baños y cocinas. Así, están concebidas para todas las situaciones que puedan darse en estos espacios. De esta manera, los fabricantes desarrollan componentes capaces de resistir las condiciones de humedad más extremas. Con esto, consiguen que las tarimas no se hinchen y provoquen posibles daños estructurales en el pavimento de la habitación.

Para conocer todos los detalles de la composición de estos suelos, deberemos prestar atención a las indicaciones del fabricante. Así, generalmente, encontramos un documento que nos indica los casos frente a los que el suelo está preparado. Además, si queremos conocer más detalles, en esta documentación también suele venir desglosada la composición.

Tarima hidrófuga: consejos

A pesar de lo que nos pueda parecer, la instalación de una tarima hidrófuga no es necesaria en todos los casos. Así, en algunas ocasiones, la dureza y resistencia de un pavimento de madera de calidad es suficiente. Por ejemplo, si en la cocina no disponemos de ningún electrodoméstico que se abastezca de agua, quizás podemos evitar su uso. Así, podremos ahorrarnos una importante suma de dinero e instalar el mismo solado que en el resto de la vivienda. Sin embargo, debemos tomar mucha precaución antes de tomar esta decisión.

Lo normal en estas situaciones es utilizar un pavimento fabricado mediante otro tipo de materiales en el interior de la tarima. De esta forma, no se deforman y su geometría está asegurada. Este tipo de suelos se conocen con el sobrenombre de suelos impermeables. No permiten que el agua traspase hacia su interior. Sin embargo, para una protección total y adecuada lo mejor es buscar modelos y marcas que aseguren ser hidrófugos.

Una de las formas más sencillas de detectar una tarima hidrófuga es su precio. Debido a los tratamientos que deben realizarse sobre la madera, ésta es más cara. Así, si encuentras una tarima hidrófuga con un precio inferior a una tarima normal, desconfía. En este caso, seguramente, la tarima no contará con todos los tratamientos necesarios para la protección. Para evitar este tipo de sorpresas y sobresaltos, lo recomendable es confiar en marcas reconocidas y con una buena trayectoria. Así, en el mercado podremos observar los fabricantes que cuenta con una buena reputación.

Por otro lado, debes tener en cuenta en el los lugares donde quieras instalar esta tarima, la humedad no será el único problema. Así, la dureza del pavimentos será también un factor importante a tener en cuenta.

Tarima hidrófuga: instalación

Sin duda, un factor fundamental a la hora de instalar un suelo para protegernos frente a la humedad es su instalación. Así, contar con un profesional que nos coloque el pavimento con la disposición y los materiales adecuados es una necesidad. Solamente de esta forma podremos asegurarnos de que ninguna gota de agua se colará en el interior y nos causará algún problema. Para ello, los suelos hidrófugos cuentan con juntas hidrófugas que repelen el agua y no permiten su penetración. Por este motivo, es de vital importancia que estas juntas queden totalmente selladas. Así, nos evitaremos tener que cambiar el suelo al poco tiempo de su instalación.

¡No esperes mas y disfruta de tu baño o cocina con un suelo de madera en las mejores condiciones!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *