Puertas lacadas blancas: Cómo combinarlas

Las puertas lacadas blancas son una tendencia cada vez mayor. Así, este tipo de puertas están cada día más en boga y podemos encontrarlas en un mayor número de viviendas. Su estética y su luminosidad las convierten en una solución más que recomendable. De esta forma, la variedad de estilos son increíbles y su combinación con el resto de elementos no siempre es sencilla. Para ello, con este artículo titulado: “Puertas lacadas blancas: cómo combinarlas” hemos querido traeros los consejos y trucos necesarios para que encontréis la forma de instalar estas puertas en vuestro hogar creando un ambiente único e inigualable. De esta forma, contaréis con espacios personalizados que combinan perfectamente con el resto de la vivienda.

Puertas lacadas blancas: estilos

Las puertas lacadas blancas se adaptan de forma excelente a casi todo tipo de estilos decorativos. Así, cualquier estilo que deseemos para nuestro hogar podrá contar con estos cerramientos interiores. Ya sea un corte más tradicional u otro más moderno, el aspecto final será excepcional e incomparable.

Para ello, eso sí, debemos tener en cuenta que el formato y estilo de las puertas no es siempre el mismo. Por ejemplo, si estamos hablando de un estilo tradicional con un suelo de madera o cerámico, las puertas tendrán que tener una tonalidad más apagada de color blanco y contar con elementos decorativos en su terminación. Sin embargo, por otro lado, si hablamos de un estilo minimalista y más vanguardista, las opciones son diferentes. En este caso, debemos contar con puertas totalmente lisas o el menor número de elementos decorativos. Así, unas líneas verticales u horizontales serán suficiente decoración sobre estas últimas.

Puertas lacadas blancas: ventajas

A la hora de elegir que tipo de puerta vamos a instalar, es importante conocer las ventajas que presentan unas frente a otras. Así, aquellas cuya terminación se realiza mediante lacado en blanco nos ofrecen infinitas posibilidades. De esta forma, podemos decir que la ventaja principal de las puertas lacadas blancas es la cantidad de posibilidades que nos ofrece. Así, en un cambio decorativo de nuestro hogar, podremos mantener todos aquellos muebles a los que les tengamos cariño. Además, si estamos pensando en dar un cambio total a nuestro hogar e incorporar colores llamativos en las paredes, ¡el blanco es el color perfecto para nuestras puertas!

Por otro lado, este color nos ofrece una gran sensación de luminosidad y amplitud. Así, los usuarios cuyos hogares no tengan mucha luz natural o cuenten con espacios más reducidos y oscuros, podrán incrementar esa iluminación solamente con la sustitución de las puertas. Recuperaremos el espacio y conseguiremos un aspecto natural e iluminado sin una gran inversión.

Una de las desventajas que pueden presentar las puertas lacadas blancas es su precio. Así, éste suele ser algo superior al de las puertas de madera natural. Sin embargo, eso siempre dependerá del tipo de puerta y de la laca. Si la laca es de de una calidad alta, las probabilidades de que la puerta se ponga amarilla con el tiempo son mínimas. Además, la puerta estará fuertemente protegida frente a posibles golpes o arañazos. Así, si estamos buscando una solución más económica, podemos optar por lacar las puertas de nuestra vivienda.

Puertas lacadas blancas: puertas y parquet

Un detalle a tener en cuenta cuando instalamos estas puertas es el color del rodapié. Así, generalmente, éste sigue el mismo tono y color que la puerta. El rodapié blanco ayuda a dar al espacio una sensación de continuidad que beneficiará al espacio y al estilo decorativo.

Así, una vez que el rodapié sigue la línea de las puertas, el siguiente paso será fijarnos en el parquet. De esta forma, tener en cuenta los colores de la madera con respecto a las paredes es fundamental. De esta manera, podremos conseguir la armonía necesaria para nuestro hogar. Si contamos con paredes en tonos fuertes o con estampados, el parquet más recomendable deberá ser liso en tonos claros o medios. Por otro lado, si la pared también es blanca (opción menos recomendable), las opciones son mayores. Así, casi cualquier elección será válida. Eso sí, deberemos tener muy en cuenta que pavimentos del mismo color podrán crear espacios impersonales y con una sensación de espació médico que podría ser algo desagradable. Por esta razón, es recomendable optar por solados más llamativos o incluso con estampados. Para ello, la colección Trendtime sería una opción sensacional.

Por otro lado, si lo que estamos buscando es un estilo más nórdico o escandinavo, los suelos deberán seguir esta idea. Para ello, la opción es optar por pavimentos en tonos grises, amarillos o naranjas suaves. De esta forma, el espacio dará una auténtica sensación de calidez y amplitud.

Por último, si somo más atrevidos, la opción perfecta es pintar las paredes totalmente de negro. De esta manera, las puertas resaltarán y conseguiremos un combinación de colores perfecta. Así, los muebles deberán seguir la misma idea y contar con colores blancos en su terminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *