El precio de un rodapie para tarima flotante, ¿cómo calcularlo?

Con este artículo, “El precio de un rodapie para tarima flotante, ¿cómo calcularlo?”, os traemos los consejos y sugerencias para sustituir esta parte de tu hogar. De esta forma, tendréis la información necesaria antes de tomar la decisión de su sustitución. Para ello, deberéis tener varios factores en cuenta a la hora de la sustitución y la elección previa. Así, conseguiréis un aspecto inigualable en vuestra vivienda sin necesidad de gastaros una gran suma de dinero. Podréis contar con espacios personalizados y adaptados a vuestras necesidades con las mejores condiciones. Sigue leyendo y consigue toda la información necesaria.

Precio de un rodapie para tarima flotante: condicionantes

No es solamente un factor el que afecta al precio de un rodapie para tarima flotante. Así, como podremos observar, son varios los condicionantes que determinan su valor económico. A pesar de existir más, los principales serían los siguientes:

La adquisición del rodapie. De esta manera, cuando compramos el rodapie junto con la tarima flotante veremos como su precio se ve reducido. Este se produce ya que para el fabricante es más rentable que un rodapie se adquiera junto a la tarima que venderlo separado. De esta forma, existen grandes ofertas y oportunidades cuando nos llevamos ambos productos a nuestra vivienda.

La cantidad. Como sucede con la mayor parte de los productos, si adquirimos un cantidad mayor, el precio es menor. De esta forma, es conveniente comprar grandes extensiones antes que longitudes muy pequeñas. En caso de no necesitar más que una pequeña parte, podremos ponernos de acuerdo con algún amigo o vecino que también necesite lo mismo.

El material, la marca y el modelo. Muchas veces, los elementos que marcan la diferencia en el precio de determinados objetos son estos. Evidentemente, el material utilizado es fundamental para evaluar la calidad del producto. Por otro lado, tanto la marca como el modelo determinan la confianza del mismo producto y su sello de calidad. De esta forma, nos dará más seguridad la instalación de un producto conocido que la de un producto sin referencias.

Servicios adicionales. Si vamos a instalarlo nosotros o si vamos a contratar a la empresa que nos vende el rodapie afecta al precio final. Si la empresa se asegura el montaje, es probable que reduzca el precio del producto. Con este servicio, además, conseguimos que nos retiren el rodapie antiguo y lo reciclen sin coste adicional.

Precio de un rodapie para tarima flotante: medidas

Otro de los momentos importantes para conseguir un buen precio de un rodapie para tarima flotante es la medición. En muchas ocasiones, debido a una mala medición, compramos más material del necesario. De esta forma, nos gastamos una cantidad de dinero superior a la necesaria y posteriormente nos arrepentimos. Por esta razón, lo mejor es conocer de antemano los metros de rodapie necesarios a instalar.

Para calcular las medidas de rodapie necesarias, la tarea es bien sencilla. Para estos casos, lo más recomendable es coger lápiz y papel. Así, dibujamos el contorno de la habitación o habitaciones donde queremos colocar el rodapie. Posteriormente sumamos todas las longitudes y restamos los huecos de las puertas. Siempre será conveniente contar con un 10% más para posibles daños o errores. De esta forma, y para contar con un ejemplo más claro, vamos a utilizar un caso práctico. Así, por ejemplo, si contamos con una habitación de 12 metros cuadrados con los lados iguales dos a dos. Sumaríamos cada lateral. Así, 3 metros de un lateral más 4 metros del lateral siguiente serían 7 metros. Esto lo multiplicaríamos por 2 para sacar la longitud del resto de laterales. El total sería 14 metros de rodapie. A esto le restaríamos el ancho de la puerta. Como ya sabemos, las puertas pueden tener o 75 centímetros u 85 centímetros como norma general. Así, 14 metros menos 75 centímetros serían 13,25 metros.

Precio de un rodapie para tarima flotante: instalarlo uno mismo

Por último, una de las formas de rebajar el precio de un rodapie para tarima flotante es instalarlo uno mismo. Si nos consideramos lo suficientemente manitas, podemos intentarlo. De esta forma, nos evitaremos el gasto que supone pagar a un profesional por esta tarea. Sin embargo, como ya hemos visto, en algunas ocasiones podemos ahorrarnos dinero en el material si al mismo tiempo contratamos su instalación.

Así, si queremos colocarnos nosotros mismo, debemos escoger bien el modelo adecuado y tomar algunas precauciones. Si vuestras habilidades técnicas no son excesivas, existen rodapies tipo clic que son realmente sencillos de instalar. Además, también podemos encontrar rodapies encolados que no necesitan grandes conocimientos para su colocación.

Sin embargo, si buscas una mejor terminación, deberás tener en cuenta que es necesario contar con la herramientas adecuadas. Así, la sierra, el cepillo y la lija son fundamentales antes de ponerte manos a la obra. Una vez tengamos las piezas, es recomendable colocarlas previamente antes de su encolado o fijación para comprobar que encajan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *